miércoles, 19 de marzo de 2014

Éxito de convocatoria en la 5ª edición del Congreso Lo Que De Verdad Importa en A Coruña


Esta mañana se ha celebrado en el Palacio de Exposiciones y Congresos de A Coruña (Palexco) la 5ª edición del congreso organizado por la Fundación LO Que De Verdad Importa

En él, y gracias a tres testimonios excepcionales, el público ha podido comprobar de primera mano el objetivo principal de dicha Fundación, que no es otro que "promover el desarrollo y difundir los valores humanos, éticos y morales universales a través del fomento de actividades sociales, culturales, deportivas, divulgativas, de defensa del medio ambiente, de desarrollo de la sociedad de la información, de investigación y, en definitiva, todas las necesarias para conseguir el acercamiento de todos ellos al público en general.". 





El congreso, presentado por Pilar Cánovas (la cual se encarga de las Relaciones Institucionales en la Fundación LQDI) con la colaboración de Pedro García Aguado (ex jugador de Waterpolo, actualmente conocido gracias a su labor en el programa Hermano Mayor y su faceta de coach), ha sido inaugurado con las intervenciones de Felipa Jove (presidenta de la Fundación María José Jove y vicepresidenta de la corporación Inveravante), Beatriz Mato (Conselleira de Traballo e Benestar en la Xunta de Galicia) y Don Carlos Negreira Souto (alcalde de la ciudad de A Coruña), entre otros. 

Una vez realizados los agradecimientos y los discursos iniciales, llegó el momento de la primera ponencia. Sandra Ibarra fue la encargada de abrir lo que se convertiría en una mañana mágica: tras superar en dos ocasiones leucemia, además de conseguir una maravillosa trayectoria como modelo, decidió crear la Fundación Sandra Ibarra de Solidaridad Frente al Cáncer, presidida por ella misma y a través de la cual realiza actividades y campañas para prevenir y concienciar a la sociedad frente a una enfermedad que está muy presente en nuestro día a día. Su testimonio ha sido una bocanada de aire fresco y de esperanza, tanto para las personas que han sufrido la lacra del cáncer en sus familias como para el resto de los/as asistentes.

Tras la ponencia de Sandra Ibarra, llegó el turno del tenista Àlex Corretja, quien, haciendo un repaso a su vida y su trayectoria profesional, ha ensalzado los valores que pueden llevar a una persona al éxito, tales como el esfuerzo o la perseverancia, poniéndole especial énfasis a la palabra "actitud". Todas esas cualidades lo llevaron a la élite del tenis tanto en nuestro país como en el resto del mundo, las cuales ha extrapolado al resto de ámbitos de la vida, animando especialmente al público más joven a no dejarse juzgar por los demás en la búsqueda de sus metas.

Después del descanso y de las bonitas palabras de María Franco, Directora General de LQDVI, Jorge Font ha sido el encargado de concluír las ponencias, ofreciendo sin duda el momento más emotivo del congreso con su experiencia. Siendo muy joven y estando en la élite del esquí acuático en su país (México) sufrió un accidente que le obligó a ir en silla de ruedas el resto de su vida. Lejos de suponer un impedimento para él, Jorge ha demostrado cómo un hecho tan negativo puede llegar a sacar lo mejor de uno mismo (coincidiendo con Sandra en este punto). Siempre sonriente y mostrando un gran sentido del humor, ha sabido transmitir a través de su voz aterciopelada y poética un mensaje que dudo que ninguna de las personas presentes podamos olvidar jamás. Hoy en día sigue practicando el deporte que tanto le gusta, acompañado además de una gran familia. 

Un congreso que no ha dejado indiferente a nadie y en el que la Fundación LQDVI ha contado con la ayuda de jóvenes voluntarios y voluntarias que han llevado a cabo una estupenda labor y que nos deja con ganas de que llegue el siguiente.


Claudia de Bartolomé.




Notas y agradecimientos:


Quiero agradecer especialmente la oportunidad que me ha dado mi querido Pedro G. Aguado de asistir a este congreso, así como a todos los miembros de la Fundación LQDVI por el maravilloso trato que me han ofrecido. Me guardo con mucho cariño la pequeña charla que he mantenido con Sandra Ibarra, cuyas palabras han sido especialmente emotivas para mí, ya que escuchando su testimonio he recordado a mi padre, fallecido hace casi 13 años, y a tantas otras personas que el cáncer nos ha arrebatado y que hoy estarían contentas de saber que cada día se le gana más y más terreno a esa gran lacra de nuestra sociedad. 

En la página web de la Fundación LQDVI podréis encontrar toda la información acerca de su labor, además de poder realizar donativos para que sigan llevando a cabo su gran causa.