miércoles, 22 de junio de 2016

"Freedom Fighters"

Hacía mucho tiempo que no actualizaba el blog y estoy decidida a volver a darle vida; no sólo con entrevistas o reportajes, sino también con las cosas que me acontecen en el día a día. Quién sabe: quizás alguien se sienta identificado o identificada conmigo e, incluso, pueda servir de ayuda para aquellas personas que, en cierto momento, se vean inmersos/as en alguna de mis situaciones cotidianas.


Hoy tengo ganas de hacer balance 
En lo que va de año, me han pasado infinidad de cosas buenas (tanto en lo profesional como en lo personal).
Retomé mi actividad periodística (en lo que a la televisión respecta, porque, quienes seguís mi trayectoria, sabéis que nunca he dejado de escribir) poniéndome al frente de "Un Brindis Con...", programa del que ya os hablé en su día. 

Es una sensación muy extraña, la de ponerse delante de las cámaras y representar a todo un equipo; tuve que aprender a encajar críticas directas (positivas y negativas), especialmente a través de las redes sociales. Como le dijo Tío Ben a Peter Parker: "Un gran poder conlleva una gran responsabilidad", lo cual es una gran verdad y, la libertad que ofrece el poder expresarte a través de una cuenta de Twitter, Instagram o Facebook, se traduce en que cualquier usuario o usuaria puede opinar sin problema (y así debe ser). 

¿Cómo me sentía al principio? Insegura. Nunca he dudado de mi capacidad profesional, ser periodista es lo que me hace ser una mujer libre y segura en ese ámbito, pero sí es cierto que, al principio, las cámaras me resultaban desconcertantes. De hecho, soy consciente de que las primeras entrevistas pueden resultar un poco precipitadas. 

Si estás leyendo estas palabras y, además, sigues el programa, sabrás que la peor de todas fue la entrevista a D. Augusto César Lendoiro. Los nervios, tanto del directo como los que provocan la presión de saberse el centro de atención en ese momento, me pasaron factura, llevándome a estar incómoda e, incluso, a equivocarme en el discurso.

¿Lo positivo? Aprendí de los errores. Fui limando asperezas con mi exceso de presión.

Aún me queda mucho por aprender, siempre me consideré animal de prensa escrita y de mi querida radio, pero, a día de hoy, me encuentro más relajada a la hora de grabar y las cámaras han pasado a ser un elemento más del equipo, un medio que nos permite llevar a cabo un mensaje y no esos ojos ajenos que intentan hacerme dudar de mí misma.

En cuanto a todo lo demás, echo de menos la radio. Mucho. 

Cuando llegué a mi nueva ciudad (A Coruña) procedente de Barcelona, la ciudad en la que crecí, intenté buscar trabajo en radios locales, pero todos mis intentos fueron fallidos. 

Tras mucho meditarlo y viendo que hoy en día (y teniendo a tu alcance los medios básicos necesarios a nivel técnico) muchas personas, tanto profesionales como aficionados/as a la radio, han hallado la forma de hacer su propio programa desde casa, me he planteado que "si Mahoma no va a la montaña", seré yo quien se la agencie. Pero de ésto ya os hablaré más adelante.

Tenía razón Picasso cuando decía: "que la inspiración te pille trabajando"; cuantos más proyectos tengo y, especialmente, a medida que van tomando forma, más activa me siento.

Is freedom anything else than the right to live as we wish?
 En mi caso, la libertad es exactamente éso: el derecho de vivir como quiero. Y lo que quiero es que Miss Lane siga creciendo. 




Claudia de Bartolomé.